Jalil Ahmed, para no olvidar

Jalil Ahmed, para no olvidar.

“No es nada fácil ser grandioso, requiere andar por campos de clavos” MR
Jalil Ahmed se considera uno de los intelectuales saharauis más destacados por su gran capacidad, su alto nivel de pensamiento crítico literario y análisis social y geopolítico.
Jalil Ahmed nació en Tan-Tan al sur de Marruecos donde estudio primaria y secundaria, luego de trasladó a Fes para continuar sus estudios preuniversitarios, allí se destacó con notables resultados académicos y empieza a tomar conciencia de la actualidad socio-política de aquella época. Unos años después se matriculó en la universidad Mohamed V en la capital Marroquí Rabat en la facultad de filosofía y letras donde obtuvo la licenciatura en filosofía en materia de ciencias sociales.
Militó en las primeras vanguardias de movimientos estudiantiles de orientación izquierda marxista bajo la dirección de la brigada de “organización adelante”.
A causa de su activa militancia el joven revolucionario Jalil Ahmed ha sido detenido y condenado a tres años de prisión en una celda individual y solitaria en la carcel “Senda de mulay Cherif”, una de las cárceles más temidas en la conocida época de plomo y terror.
La celda, negra donde estuvo encerrado Jalil, a pesar de la añoranza y la privacidad de estar con su familia, amigos y compañeros de lucha, ha sido un factor determinante para su madurez política y fortalecer aún más sus ideales y convicciones para seguir con sus principios de lucha contra las injusticias y la opresión, a pesar de las torturas físicas, psíquicas y morales a las que ha sido sometido a diario. las cicatrices en su cuerpo demuestran su gran fortaleza y determinación.
Jalil Ahmed fue uno de los fundadores del Frente Popular de Liberación de Saguia Alhamra y Río de Oro “POLISARIO” junto al mismísimo Líder y primer secretario general del frente, el mártir Luali Mustafa Sayed entre otros jóvenes líderes idealistas de la generación revolucionaria.
Jalil ha participado activamente en varias manifestaciones organizadas por el frente, se ha destacado en la famosa “manifestación de Mugar de Tan-Tan”, también ha participado en varias actividades, reuniones y conferencias con el fin de la sensibilización sobre la causa Saharaui dentro grupos de estudiantes universitarios saharauis, ciertas ramas de la sociedad civil y a nivel de diferentes embajadas y consulados de países árabes y extranjeros en Rabat. A causa de su activismo y el trabajo incansable de difundir al máximo la situación del pueblo saharaui en todos los ámbitos sociales y políticos ha sufrido un atentado de asesinato Junto con su compañero de lucha Husein Tamek que en paz descanse y que Alah lo tenga en sus mejores glorias, Husein fue asesinado brutalmente, Jalil se ha salvado de milagro, fue trasladado a un hospital gravemente herido, poco después,en cuanto se restableció consiguió evadirse del hospital desafiando la rigurosa seguridad,acoso y represión de las fuerzas policiales marroquíes, volvió a la senda de la lucha con más fuerza y motivación, aún sabiendo que han puesto precio por su cabeza y le han abierto un expediente con el nombre del fugitivo “Carlos”.
En el verano del año 1977 se trasladó a los campamentos de refugiados Saharauis en el sur de Argelia para volver definitivamente a las filas del frente polisario donde participó en varias batallas en las primeras líneas de combate.
Jalil Ahmed se considera uno de los más destacados e influyentes cuadros de gran peso dentro de las filas del Polisario. Ha desempeñado varios cargos políticos importantes dentro del frente, entre ellos: miembro del buró político, director de la seguridad nacional, director de del periódico Sahara Libre, asesor informativo, político y económico de la presidencia, y por último consejero de derechos humanos.
Además de su potencial político y conceptualización informativa es un escritor y pensador con distintos estudios e investigaciones, es un talentoso profesor que daba conferencias en universidades como la universidad Hawari Boumedian, escribía artículos en distintos sitios de prensa digital en inglés, francés y español, tiene muchas frases en árabe y francés y escritos analíticos en los periódicos argelinos y así como en prensa extranjera utilizando pseudónimos.
Jalil Ahmed ha desaparecido en circunstancias misteriosas a finales de enero del 2009 en Argel, hasta hoy en día no hay noticias de su paradero.
Muchos se preguntan ¿cómo es posible que desaparezca de esta manera un funcionario de alto rango como consejero de los derechos humanos en la presidencia?
¿Culés son los verdadero motivos que obligan a los dirigentes del Polisario a mantener el silencio y complicidad absolutos acerca de la desaparición de Jalil Ahmed? ¿O es que existen intrigas embarazosas y ocultas que expresan las represalias de los altos mandos contra los críticos que expresaban profundas discrepancias con el sistema político en el principio de los años 90 y sobre todo cuando se trata de un cargo tan importante como el que ejercía Jalil Ahmed que ha jugado un papel determinante en la estabilidad de la seguridad nacional durante años?
¿Donde están las élites y sus mecanismos de trabajo entre las cuales los defensores de los derechos humanos y las voces de los medios de comunicación libres e independientes por intentar descubrir las misteriosas circunstancias de la desaparición arbitraria de Jalil Ahmed? ¿A caso la falta de interacción con el escenario político actual define la ruptura entre la decencia y la política?
¿Dónde está la conciencia de los derechos humanos, o la revolución acaba devorando a sus hijos como se decía?
¿Por qué tanto misterio?
Alrededor de este tema surgen muchas otras preguntas y dudas que nos llevan a muchas interrogaciones controvertidas, y la búsqueda de respuestas que reflejan el proceso histórico de una causa que oscila entre los estantes de los núcleos de oportunistas y mezquinas decisiones internacionales a costa del sufrimiento de un pueblo, esto es en realidad el comercialismo político de poca monta.
La voluntad de venganza es como un acceso hermético e impermeable y el momento requiere una revisión generalizada de mecanismos jurídicos imparciales y con toda objetividad.
Después de la fractura en su estructura institucional y su erosión como consecuencia de los desequilibrios existentes, las decisiones improvisadas y la supremacía de la mentalidad chovinista que ha adoptado dilaciones y traiciones como títulos propios.
No cabe duda de que las autoridades derrotistas han perdido totalmente el poder de promover o mejorar la realidad de la vida política y social con todas sus interacciones y complicaciones en la actualidad, así como afrontar la evolución adquirida de la creciente opinión pública, son suficientes pruebas de falta de seriedad y competencia, el reconocimiento del fracaso de encontrar planteamientos que sirvan como mecanismo de reformas sustantivas.
Los elementos tradicionales arcaicos que solo están colocados por sus posiciones formales son cada vez más distantes y aislados.
La convocatoria al diálogo con la participación de todos los componentes activos de la sociedad desde las bases bajo la insignia de la “legitimidad de la discrepancia y el principio de la oposición” basándose en la frase de de Abu Hamed Atauhidi “la diversidad de opiniones no corrompe una causa compartida”
La consolidación del concepto de democracia popular y el restablecimiento de la consideración de las personas por ser la fuente de estabilidad y de ser vital importancia existencial para todas las futuras fórmulas para alcanzar resoluciones constructivas.
Para que la causa de Jalil Ahmed no cae en el olvido porque es una cuestión básicamente y esencialmente humanitaria, instamos al resto remanente de asumir sus responsabilidades de demostrar algo de credibilidad para restablecer la justicia y consagrar el concepto del derecho y la justicia, y no rendirse a la expectación y la espera.
Como ha dicho Abdelrrahman Alkawakibi “hoy mi grito es en mi valle y mañana llevará las estacas”.

Traducción del Arabe al Español
Ahmed Yacob Damba

- شارك المقال عبر وسائل التواصل الاجتماعي :

تعليقات الفيسبوك

اضف تعليق